¿Qué sería de un jardín sin plantas ni flores? Tal vez un espacio vacío lleno de hermoso y verde pasto, pero sin más colores ni variedad de especies que alegran el día con solo verles. O tal vez quieras adoptar una suculenta para decorar tu oficina, pero no sabes cuál sea la maceta ideal para tu planta favorita.

Diseños, tamaños y formas de contenedores hay muchos en el mercado; sin embargo, no todas las opciones son perfectas para conservar una especie en específico, por ejemplo. Entonces, ¿cómo escoger la maceta ideal?

Material

Asegúrate de elegir una maceta duradera si tu planta estará al aire libre, resistiendo las condiciones climatológicas (no olvidemos que los materiales de fabricación de las macetas forman parte de las condiciones de vida de una planta). El plástico es el material recomendado en muchos de los casos, pero habrá que tener en cuenta que, si tu planta requiere muchas horas de sol, el plástico puede deformarse o dañar las raíces por el intenso calor acumulado, así que es mejor elegir una maceta de barro, aunque sea más frágil y delicada también tiene sus ventajas, como la porosidad.

Tamaño y profundidad

En este caso el tamaño sí importa, ya que igual de importante es el diámetro de la maceta que su profundidad porque de eso depende que las plantas se fijen perfectamente al sustrato y puedan desarrollarse sin problemas. Por ejemplo: si la planta alcanza unos 50 centímetros de altura, entonces necesita una maceta de 30 centímetros. Para las especies que puedan crecer hasta dos metros de altura, habrá que conseguir macetas que superen los 60 centímetros. Si no sabes la altura que tendrá tu planta o bien, necesitas asesoría para conseguir tu maceta, lo mejor es que consultes con un especialista antes de adquirirla.

Recuerda que una maceta es el hogar de tu planta, si quieres mantenerla saludable y bonita, es básico colocarla en un contenedor ideal para ella.

Déjanos tu comentario

© 2017, PROMOTORA DE INVERSIONES SUMMA, S.A. DE C.V. Derechos Reservados.
es_MX
en_US es_MX